Cómo empezar tu casa domótica

A la hora de intentar empezar nuestra casa domótica, nos encontramos ante un abanico casi infinito de opciones y decisiones a tomar, que puede ser paralizante. En este artículo vamos a analizar lo que has de tener en cuenta para empezar a domotizar tu casa. Quizás te hayas dado cuenta de que hay muchas acciones diarias que puedes automatizar o mejorar, y que la domótica puede aportarte comodidad, seguridad y ahorro.

En muchas ocasiones nos interesamos en la domótica por un aspecto en particular que nos interesa, como por ejemplo controlar la iluminación por voz, instalar cámaras de seguridad que podemos controlar desde el smartphone o comprar un robot aspirador que limpie mientras no estamos en casa. Hay que tener claro que domotizar tu casa es un proceso, y no vas a tener una casa inteligente de un día para otro.

Nuestra recomendación es que empieces por aquello que te ha llamado la atención, entrando así en contacto con este interesantísimo mundo. Hacer una gran compra de dispositivos para integrar en tu hogar de una vez suele ser una mala idea que puede traerte bastante trabajo y decepciones. Sin embargo, ir poco a poco aprendiendo de cada tipo de dispositivo y experimentando lo que puede aportarte es un camino muy emocionante!

Como recomendación inicial que muchas veces se pasa por alto, puede ser una buena idea empezar con un controlador infrarrojo si ya disponemos de dispositivos que podamos controlar por infrarrojos (típicamente TV, aire acondicionado, ventiladores, persianas, etc.).

¿Qué es un Hub? ¿Necesito uno?

Si empiezas a investigar dispositivos inteligentes, verás que algunos de ellos mencionan que necesitan un Hub para funcionar. El hub funciona como punto central al que se conectan tus dispositivos, ofreciendo así un único interfaz para controlar todos tus dispositivos.

Los dispositivos que funcionan sin hub, se conectan a tu wifi o incluso directamente a tu smartphone por Bluetooth, y esto puede funcionar perfectamente. Sin embargo, cuando el número de dispositivos empieza a crecer, un hub puede ser una buena opción. Los hub emplean tecnologías de conexión especiales optimizadas para dispositivos inteligentes, como Zigbee (el más común) o Z-Wave. Un ejemplo de optimización es el funcionamiento en topología de malla (mesh), que hace que los dispositivos puedan hablar entre sí, funcionando como puntos de repetición y extendiendo fácilmente el rango en el que pueden funcionar.

Zigbee dispositivo inteligente
Ejemplo de topología Zigbee (no es necesario entender los roles de cada nodo)

Estos protocolos de comunicación son estándares que posibilitan la interconexión de dispositivos de distintos fabricantes. Si un dispositivo “habla” Zigbee, podrá comunicarse con cualquier hub compatible que tengamos.

Además, como hemos mencionado, hay familias de dispositivos que solo funcionan con hub. Un buen ejemplo es la familia Philips Hue, que utiliza el protocolo Zigbee (aunque unos pocos dispositivos si pueden funcionar de forma independiente).

Es importante mencionar que hay otras formas de concentrar dispositivos en un único interfaz. Por ejemplo hay apps que son compatibles con miles de dispositivos independientes que se conecten directamente por wifi, como por ejemplo Smart Life, que dispone de un ecosistema muy extenso.

No hay una mejor opción a la hora de elegir hub o no hub. Tendrás que investigar si los dispositivos que te gustan necesitan hub, o si el interfaz que ofrece un hub en particular te gusta.

Nuestros hubs favoritos son el hub Hue y los modelos de altavoz Amazon Echo que incluyen la funcionalidad de hub Zigbee, como el Echo Plus o el Echo Show. Optar por estos altavoces nos parece una gran opción, ya que incluyen tanto a Alexa como la posibilidad de actuar como hub. Ademas el modelo Show incluye pantalla táctil!

echo show altavoz inteligente

¿Qué asistente de voz utilizar?

Uno de los aspectos más interesantes a la hora de domotizar nuestra casa es la posibilidad de controlar cualquier dispositivo inteligente por voz. Tanto Alexa, como Google Home como Apple HomeKit ofrecen también un punto de centralización para controlar nuestros dispositivos inteligentes, necesiten hub o no. Asegurándonos siempre de que sean compatibles con el asistente que elijamos.

El elegir uno de los asistentes inteligentes disponibles y centrarnos en él, hará más manejable nuestro ecosistema inteligente. Siendo así, hemos de tomar la decisión de qué asistente de voz emplear en nuestro hogar. Para entender bien las posibilidades que ofrece cada uno, te recomendamos leer el artículo Alexa vs Google vs Siri.

alexa automatización

La integración nativa de Google Asistant con Android, o de Siri con iOS, puede hacer que nos decantemos rápidamente por uno u otro. Sin embargo, a la hora de pensar en altavoces inteligentes hay que tener más cosas en cuenta, ya que las habilidades que tendrán los asistentes en el altavoz y en el teléfono serán distintas.

Si eres un usuario habitual de iPhone quizás Siri sea la opción más adecuada si piensas interactuar con tu sistema domótico tanto desde el móvil como desde el HomePod (el único altavoz que soporta Siri), aunque en general sale algo más cara.

Sin embargo Alexa es una grandísima opción gracias a la rápida evolución y cantidad de funcionalidades que soporta, así como el bajo precio de sus altavoces que hace muy sencillo poner un Echo Dot en cada sitio que lo necesitemos de la casa. Por supuesto disponiendo también de app en Android e iOS.

Uso de rutinas

Hay varios sistemas que nos permiten crear rutinas. Estas rutinas son básicamente una orquestación de varios dispositivos inteligentes y tareas programadas que corren en conjunto al invocarlas.

Estas rutinas pueden crearse desde la app de Alexa, Google Home o Casa (Apple HomeKit), pudiendo así incluir cualquier dispositivo compatible. Pero estas rutinas no se limitan a los dispositivos inteligentes, también puedes incluir servicios online, por ejemplo mandar un email o añadir una cita al calendario.

Otro método bastante común para crear rutinas es usar IFTTT (If This Then That). Este servicio se encarga de interconectar servicios, aplicaciones y plataformas para montar rutinas (applets) mediante condiciones y acciones. En esta orquestación se pueden por supuesto incluir dispositivos inteligentes. Os animamos a leer el artículo dedicado a IFTTT para entender como funciona. Como usuario podemos crear nuestras propias rutinas de forma muy sencilla (nada de programación) o usar las ya existentes en la extensa librería disponible.

rutinas casa domotica

Conclusión y recomendaciones

Lo mejor, es empezar. Identifica aquello que te ha llamado la atención de la domótica y pruébalo. Desde nuestro punto de vista, lo que más rápido suele aportar valor al usuario principiante es usar un robot aspirador, ahorrar con un termostato inteligente y controlar la iluminación de tu hogar.

Elige el asistente de voz con el que te sientas más cómodo y empieza a probar a crear rutinas y explorar todo lo que puede darte. El proceso de aprendizaje inicial puede llevar un poco de tiempo, pero después añadir más dispositivos se hace bastante más sencillo.

¡A por ello!